Escrito por 

Como empezo todo? Destacado

(0 votos)

"Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes"

Eres profesional? Si

Tienes un trabajo estable? Si.

Te va bien en el trabajo? Si.

Ganas bien? Si.

Tienes comodidades? Si.

Tienes un carro, una casa, un gran televisor? Si.

Tienes plata para darte gusto? Si.

Y PIENSAS ABANDONARLO TODO PARA IRTE A PEDALEAR? SI

¿ESTAS LOCO? ...

Como dijo Pastor Virviescas en su publicación de mi travesía:

"No es que estuviera desprogramado y menos que lo hubiera echado su novia..."

Mi vida estaba "normal", con buen trabajo, novia, amigos, familia, escalada, bici y buenas cosas (materiales). Y parecía que lo estaba logrando todo. O por lo menos todo lo que muchas personas desean tener. 

Lo que me esperaba era lo que muchos llamarían “mejores aspiraciones” o “progreso”. Después de tener todo lo que muchos desean solo quedaba mejorarlo. Realizar alguna maestría o especialización, tener un mejor trabajo y ganar más y con lo que ganas comprar un mejor carro, una mejor casa, un mejor televisor y por qué no! darte gusto en lo que te gusta como una mejor bicicleta, más equipo de escalada, un viaje costoso fuera del país, etc. etc.

El problema? Cada día en que empezaba la semana me desesperaba esperando que llegará el fin de semana. Cada inicio de mes me desesperaba contando los días festivos que tendría o pensando  en mis vacaciones anuales para irme a algún lado a viajar.

Cada día que pasaba, aún cuando disfrutaba de mis pasiones (escalar y montar en cicla), sentía que las cuatro paredes de la oficina me robaban la vida, una vida que no sabía en aquel entonces que podía vivir al máximo.

La solución? Un día después de regresar de mis vacaciones anuales e iniciar nuevamente a trabajar con “las pilas recargadas”, tome la mejor decisión que hasta el momento haya tomado en mi vida. RENUNCIAR!

La decisión no fue fácil, ni de un día para otro. Tampoco surgió de una sola idea, la de renunciar.

Fue el pensar en mis próximas vacaciones anuales (aún cuando hasta ahora empezaba el año y acababa de llegar de vacaciones), lo que me motivaría a dejarlo todo y vivir una experiencia única que cambiaría mi vida como nunca lo hubiera imaginado.

En mis próximas vacaciones, había decidido ir a Cartagena a visitar a un gran amigo con quien solía explorar trochas cerca a Bogotá, y había planeado hacerlo en cicla. Con las anheladas vacaciones de 15 días hábiles tendría por lo menos 3 semanas en las que alcanzaría a llegar hasta Cartagena en cicla, hacer muchas paradas en varios lugares de interés y devolverme o pedaleando o en bus si el tiempo no alcanzaba.

Moldeando esta idea, me di cuenta de los muchos lugares que podría conocer en mi ruta hacía Cartagena. Día a día miraba el mapa e intentaba incluir en mi recorrido lugares naturales llamativos, aquel nevado, esa laguna, ese parque natural, ese bosque. Adicionalmente quería hacerlo por trochas o vías secundarias, no el típico viaje de carretera.

Luego de algunos días me di cuenta que la idea se estaba saliendo de control, se estaba convirtiendo en algo que no lograrías hacer en tan solo 3 semanas y que había que planearlo mejor para poder hacerlo. Sin embargo,  cada vez que habría el mapa, cada vez que pensaba en pedalear, cada vez que pensaba en ese gran viaje, el corazón parecía querer irse antes que yo y latía fuertemente. La decisión en ese momento fue más fácil, no era cuestión de planeación, no puedes tener tu mente y corazón viviendo en los sueños, pidiendo a gritos que los sigas y con tu cuerpo frustrado frente a un computador esperando el fin de semana o las vacaciones. 

Mente, cuerpo, alma y corazón. Todas las energías orientadas hacia un mismo objetivo, llegaba el momento de cumplir un sueño, de ese tan anhelado reencuentro conmigo mismo, de vivir una gran aventura motivada por un gran amor a la naturaleza. La renuncia a mi trabajo era lo que seguía.

Así empezó a tener forma esta gran osadía en la que, durante 5 meses, explore en solitario y recorrí diferentes páramos, nevados, desiertos, bosques y demás lugares naturales en Colombia. Lugares totalmente apartados de las vías principales, muchos lugares a los que no podrías acceder si no es caminando o en bicicleta. Trochas, vías secundarías y senderos me guiaron a vivir impresionantes experiencias en la naturaleza.

Los páramos fueron mi principal objetivo porque quería documentar y hablar sobre su importancia y su cuidado. Quería mostrar lo impresionante de sus paisajes cuando no han sido explotados por nuestras manos. Quería dar mi aporte a la naturaleza generando conciencia a las personas que me veían o me seguían.

Pedaleando Nuestra Tierra entre cactus y frailejones recorrió desde el desierto más grande de Colombia, hasta sus más altos páramos y nevados, aprendiendo no solo del entorno natural sino también de cada cultura, cada población, cada forma de vivir y de pensar de los Colombianos. 

 

 

¡PORQUE EL PÁRAMO MERECE TODA NUESTRA ATENCIÓN. POR LA PROTECCIÓN AL PÁRAMO, PROTECCIÓN AL AGUA, PROTECCIÓN A LA VIDA!

socialshare

share on facebook share on linkedin share on pinterest share on youtube share on twitter share on tumblr share on soceity6
Más en esta categoría: MOTIVACIÓN »

SI NO CONTESTO ES PORQUE ESTOY PEDALEANDO

Ubicación actual: COLOMBIA - Guatavita